Programas “after-school”: ¿Deberías llenar el horario de tus hijos?

Ago 31, 2018

Con la temporada escolar a flote, las madres tratamos de mantener todo bajo control mientras terminamos las compras de útiles y nos preparamos -mental y emocionalmente- para decirle adiós a nuestros chiquitos en las mañanas. En medio del caos, también nos damos a la tarea de buscar los mejores programas “after-school” y actividades extra-curriculares para complementar la rutina de los niños. Pero, ¿te has detenido a pensar que quizás llenar el horario de tu hijo no sea lo más conveniente?

Otros tiempos

Hace décadas, bastaría con pasar medio día en el colegio para luego regresar a casa, hacer tareas y relajarse (porque sí, ¡los niños también necesitan su descanso!). Sin embargo, con la tecnología y los tiempos modernos, ahora mientras más actividades tenga el pequeño, “mejor preparado” estará para su futuro.

Aunque puede que sea así, los niños no son máquinas. Así como tú sufres del síndrome de mamá ocupada, donde quieres apretar y no abarcar lo suficiente, a tus hijos también puede sucederle eso a cierto grado.

A pesar de que no quieran ir a jugar en el jardín o correr en el parque, como hacía la juventud años atrás, tampoco es ideal atiborrar su cerebro de programas extra.

Encuentra y enfoca su potencial

Es posible que cuando estén pequeños tengas que inscribirlo en más de un programa; de hecho, eso podría resultar beneficioso para encontrar su talento y enfocar tu atención en ello. Por ejemplo, ¿notaste que disfruta las matemáticas? Anímalo a seguir en el club de la escuela. ¿Prefiere el deporte? Un par de días de fútbol o béisbol también le dará disciplina en su rutina diaria.

Pero no los metas en programas extra-curriculares por el simple hecho de mantenerlos ocupados. Los expertos afirman que si obligas a alguien a desempeñarse en X carrera o labor, terminarán haciendo un trabajo mediocre o de plano odiándolo por completo.

Planea con tus hijos

Entendemos que no siempre puedes ir a buscar a tu hijo en su horario de salida. O que prefieres que esté haciendo algo “productivo” en vez de echarse en el sofá a ver comiquitas. Lo ideal, cuando se trata de actividades extra-curriculares, es que planees con ellos y los incluyas en cada etapa del proceso. No se trata de simplemente dejarlos en la clase de piano, por ejemplo, y arrancar a tus pendientes.

En resumen, lo importante es darle un significado a estos programas en vez de convertirlos en un relleno en tu agenda. Planifica con tus chiquitos, descubran qué les gustaría hacer y, también, que tú como padre puedas aguantar el ritmo de pertenecer a otra comunidad donde debes alzar tu voz. ¡Tómalo en cuenta al momento de inscribirlos!

Imagen vía Pixabay

Leave A Comment

Más reciente