¿Conoces el “síndrome de la mamá ocupada”?

Ago 31, 2018

Con el mundo girando a mil por hora, parece que ahogarse en actividades, tareas y obligaciones nos hace sentir importantes y hasta con cierto valor, increíblemente aún más después de convertirnos en madres. Ahí es donde llega el síndrome de la mamá ocupada, un “mal” del siglo XXI que no sólo afecta tu bienestar, también al resto de tu familia. Lo que nos lleva a reflexionar… ¿Realmente importa tanto vivir contra el reloj?

Es casi una competencia 

¿Has notado que muchas madres se quejan (en persona o en redes) de su interminable to-do list? Pareciera que mientras más larga, más ovaciones (o likes) tienen. Algunos psicólogos afirman que entre la tecnología y el mundo cambiando cada minuto, mantenerse ocupado se torna una competencia.

Incluso, quizás esa sea la razón por la que llenamos a nuestros niños de actividades extra-curriculares, como si sus mentes (y las de nosotras) no necesitaran un descanso.

La salud mental se olvida

En ese trajín, dejamos a un lado nuestra sanidad. No es broma cuando decenas de expertos lo confirman: 1 en cada 3 mamás sufre de fatiga crónica que simplemente pasa desapercibida, sin mencionar el estrés, la ansiedad y el pánico que entra de vez en cuando. En eso las madres tenemos un doctorado: en esconder u olvidar los síntomas y evitar pedir ayuda para no sentirnos débiles.

Los límites son necesarios

Estar ocupada no te hace mejor madre. Lo que sí puede lograr es cansarte física y mentalmente, evitando que des el 100 por ciento en tu día a día, con tus hijos, con tu pareja y en tu trabajo, si lo tienes.

Si bien es cierto que la organización es clave, también es imprescindible trazar límites sanos. Es decir, en vez de anotar una lista de pendientes que, siendo honestas, jamás vas a terminar, divide las tareas por prioridad o sólo olvídate de las que no merecen tu atención. No pretendas ser el centro de todo o la mujer maravilla.

A paso lento pero seguro

Dicen por ahí que ir lento a veces es lo más rápido. ¿Te ha pasado que quieres hacer algo en dos minutos y resulta que, por el afán, lo terminas en diez? Date tu espacio, mamá. Acostumbra a los tuyos a la calidad en vez de la cantidad. Recuerda que si tú estás bien, mental y físicamente, el resto de tu familia lo estará. Las mujeres son la fortaleza de ese núcleo, no te “quemes” tratando de controlar cada minuto.

Imagen vía Pixabay

Leave A Comment

Más reciente