Licencia de maternidad: Todo lo que debes saber.

May 8, 2018

Si bien pensar en el embarazo y en la futura llegada de tu bebé es uno de los momentos más dulces, existe una contraparte que, como mujeres trabajadoras, no podemos dejar a un lado. La licencia de maternidad en los Estados Unidos es un tema bastante controversial, pues por ley es poco lo que le ofrecen a la madre o al padre. Sin embargo, no todo está perdido. Para que le saques provecho al máximo, aquí te damos una breve guía con lo que debes saber -¡y hacer!- durante las próximas semanas antes de tener a tu criatura en brazos.

¿Qué te corresponde por derecho?

Bajo el Family Medical Leave Act (FMLA) es posible contar con 12 semanas “libres”, sin salario, para disfrutar de los primeros meses de maternidad. Pero hay unos cuantos obstáculos: la compañía para la que trabajas debe tener más de 50 empleados y/o debes vivir dentro de un radio de 75 millas de la oficina. Por ley, esto quiere decir que tendrás tu misma posición al regresar y no perderás tus beneficios médicos. Rhode Island, California y New Jersey ofrecen bonos adicionales en cuanto a la licencia de maternidad.

Investiga de antemano

Infórmate con el personal de recursos humanos de tu empresa. Dependiendo de la estructura, es posible que te sigan pagando (o al menos un porcentaje) en esas semanas. Cuando anuncies tu embarazo, planea una reunión con tu jefe para discutir tu licencia de maternidad y asegurar que tienes tus bases cubiertas. De más está decir que es necesario organizarte para no dejarles ningún pendiente, de esa manera logras un escenario donde todos ganan.

Algunas compañías ofrecen las 12 semanas de maternidad, pero no siempre empiezan luego de dar a luz. Muchos lo cuentan desde el día en que dejas físicamente la oficina –es decir, si te vas a las 36 semanas, tendrías que regresar cuando tu bebé tenga apenas 2 meses de nacido. El FMLA te exige dar una notificación de al menos 30 días antes de comenzar tu licencia.

Otras vías

Como ya te había comentado, son pocas las empresas que continúan pagándote mientras tomas tu licencia de maternidad. De nuevo, dependiendo de la relación que tengas con tus jefes o la estructura de tu trabajo, es posible que incluyas tus días de enfermedad, vacaciones o discapacidad en esas semanas para que, al menos, recibas un porcentaje de tu salario.

Aunque no es común, la licencia de paternidad también ha estado en alza en los últimos años, permitiéndole a tu pareja tomar un tiempo corto para ayudarte con tu recién nacido. ¡Haz que investigue también! Si ambos trabajan para la misma empresa, usualmente las 12 semanas son divididas entre el padre y la madre.

¿Y qué pasa si trabajas de independiente?

En pocas palabras, la responsabilidad recae sobre ti. Los “freelancers” no tienen derecho a licencia de maternidad, a menos que tengas una compañía propia ya establecida donde tú mismo puedas planear y ajustar tu presupuesto. La solución más simple es conversar con tus clientes para adelantar proyectos o llegar a un acuerdo para que no pierdas tu trabajo al regresar de dar a luz.

Imagen vía Pixabay

Leave A Comment

Más reciente