Postparto: 5 cosas que puedes esperar después de dar a luz

Abr 18, 2018

Aunque de la dulce etapa del embarazo se habla muchísimo, parece que lo que viene después de dar a luz queda en tinieblas. El temido postparto en un tema que parece no tener fin, sobre todo porque muchas mujeres todavía consideran un sacrilegio sentirse mal o tristes incluso teniendo a una criatura sana y feliz en sus brazos.

Pero lo importante, mamá, es entender que esas reacciones son normales –la gestación es un cambio inmenso, tanto por dentro como por fuera, así que toma tiempo ajustarse y que tu cuerpo y tu mente vuelvan a la normalidad. Para que veas que no eres la única, te mostramos lo que comúnmente puedes esperar del postparto.

  • Tu humor no será el mismo

    Luego de dar a luz, las hormonas quedarán más revueltas que tu estómago en una montaña rusa. Seas mamá primeriza o no, es posible que no tomes con gracia lo que antes, para ti, era un chiste. Estarás alegre, triste, malhumorada… ¡Quizás todo al mismo tiempo! Sé gentil contigo misma y con los que tienes alrededor; recuerda que el nacimiento de un bebé es un cambio para la familia. Si pensabas que la menstruación te convierte en un ogro o en un mar de lágrimas, ¡tan sólo espera que hayas parido!

  • Odiarás tu cuerpo por un buen rato

    Nadie me dijo que después de tener a mi bebé, tenía que, literalmente, parir la placenta, sobrevivir a semanas sangrando (y utilizando toallas sanitarias que parecen pañales de adultos) y juzgar cada centímetro de mi cuerpo cada vez que me daba un vistazo. Lo cierto, mamá, es que tu figura no será la misma. Tu pancita quedará más flácida que una gelatina derretida, tus pechos se hincharán al punto de ser el centro de atención, las hemorroides se quedarán por un largo rato, las estrías tendrán su propio apartado postal y tu vagina… bueno, es un tema que merece su propio espacio tenebroso.

    Aun así, en medio de la negatividad, debes aceptar que ese mismo cuerpo que tanto odias ahora, le dio un hogar a tu bebé por nueve meses. El embarazo es un milagro y si bien entenderlo en este momento es un reto, el sacrificio vale la pena.

  • Es posible no “conectar” con tu bebé

    Dicen que para los papás es difícil apegarse al bebé desde el primer día. Después de todo, es la madre quien lo ha tenido en el vientre y quien le dio el primer contacto “piel a piel”. Pero a veces la historia es otra. Una de cada cinco mujeres afirma que no sintió esa “conexión especial” con su pequeñito en las primeras semanas de vida –no los rechazaron, pero tampoco aceptaron la idea de convertirse en madres, literalmente de la noche a la mañana, con los brazos abiertos.

    No juzgues –el embarazo y el postparto es un proceso personal y cada una es distinta. Si es tu caso, habla con tu médico, pareja, terapeuta o partera. Enfócate en las primeras sonrisitas de tu bebé o en su mirada al tenerte cerca. Quizás parezca absurdo, pero son los mínimos detalles los que te harán acercarte a tu criatura.

  • La relación con tu pareja cambiará

    Pocos logran mantener un matrimonio perfecto luego de tener hijos. De hecho, ambos necesitan de una madurez inmensa para aceptar los cambios y vencer los retos. Por lo que, para bien o para mal, la relación con tu pareja no será la misma. Es posible que lo “odies” durante las primeras semanas (mucho más si no colabora en el hogar y en las desveladas o que, por situaciones personales, le toque estar ausente). Tal vez quieras acercarte íntimamente más a él y por cuestiones físicas no puedas (¿se te olvidó la regla de las seis semanas?). O, quizás, si es un padre primerizo también esté pasando por su propio proceso. ¡Todo es válido! Lo esencial es reconocer las fallas y seguir trabajando en ellas.

  • Tu mente podría jugarte “malas pasadas”

    La mente es un arma poderosa que bien puede animarte o destruirte en segundos. El postparto ocasiona desbalances químicos que causan cambios en tu personalidad –un día podrás ser la persona más positiva del mundo y al siguiente, ver el mundo ardiendo en llamas. Ser un tanto fatalista es otra consecuencia común del postparto: te imaginas lo peor y terminas creyendo tus miedos o mentiras. Al menos durante los primeros meses, es recomendable tener compañía y apoyo.

Imagen vía Flickr.

Leave A Comment

Más reciente