Limpieza de primavera: Fáciles trucos para hacerlo efectivamente

Abr 13, 2018

Cuando hablamos de limpieza de primavera, no se trata sólo de barrer “por donde pase el rey”… ¡Al contrario! Una nueva estación significa deshacernos de aquello que ya no tenga un uso constante, además de ayudarnos a poner un orden en medio del caos. Después de todo, ¡así es la maternidad! Para cambiarte la perspectiva y ver que sí es posible conseguir un hogar limpiecito, te damos nuestros mejores trucos para hacerlo efectivamente aunque tengas pequeños seres humanos corriendo alrededor de la casa. ¡Manos a la obra!

  • Arma tu tropa

    Créeme, si te pones de tarea hacer la limpieza tú solita, terminarás volviéndote loca. ¡Así que recluta a tu familia! Estoy segura que si le agregas una pizca de diversión, tus hijos y tu pareja disfrutarán aún más las labores. Empieza dándole una asignación a cada uno de acuerdo a su edad y fuerza y anímalos a desechar, de verdad, verdad, las cositas en mal estado o que ya no tienen valor.

    También puedes comprar o crear gráficos con pegatinas o stickers para ver el progreso. Si lo deseas, agrega premios para quien termine primero o culmine la limpieza. ¡Haz del spring cleaning una actividad familiar que se convierta en una tradición! Además, mamá, les estarás sembrando la semillita de la responsabilidad desde pequeños.

  • Sé realista

    La limpieza de primavera puede ser dura si te apegas a los sentimientos o al típico “lo usaré algún día”. ¡Sé realista! A menos que sea una reliquia familiar o un objeto con recuerdos importantes, es muy posible que jamás vuelva a usar esa camisa de lunares verdes y amarillos que no te has puesto desde los 16 años. Es hora de centrarte y seguir adelante. Recuerda, todo lo que se acumula en las esquinas de tu hogar tiene energía y si no la liberas, sentirás el peso en tu casa y en tu vida. Esta misma regla aplica con los alimentos vencidos, enlatados, juguetes y adornos viejos o rotos.

  • Organízate

    Pocas logran una verdadera limpieza profunda en un día. Si eres una mamá ocupada, trázate metas fáciles de cumplir. Por ejemplo, comienza con las áreas más transitadas de tu casa: la cocina, la sala o el baño principal. Cuando tengas suficiente tiempo libre, dedica un día a purgar los closets, gavetas o storage rooms. La idea es que no quede ni un espacio por revisar, limpiar y organizar. Así como el cuento de la tortuga, es mejor ir lento pero seguro.

  • No olvides la limpieza virtual

    Purificar espacios va más allá de tu casa. Gracias a la tecnología, ahora hasta nuestros electrónicos, correos y teléfonos están cada vez más llenos de “basura” que realmente no juegan un papel importante. Más bien se convierten en un estorbo en cuanto a paz mental y, claro, ¡la bendita memoria! Toma un día para limpiar tus aparatos, borrar fotos o documentos que ya no te sirvan, guardar aquello que sí tiene valor en un disco duro y hasta aprovecha varios minutos para desintoxicar tu mente y tu cuerpo con un poco de meditación o yoga.

  • Dale espacio a lo nuevo… con inteligencia

    Botar lo viejo no te da un pase libre para comprar impulsivamente y llenar tu hogar de objetos sin sentido. En vez de gastar lo que, por ejemplo, ganes por el retorno de impuesto, invierte de manera inteligente en artículos que te hagan la vida más sencilla. Proponte evitar ahogarte en cosas que, al final del año, terminarán acumulando polvo y energía estancada.

Imagen vía Flickr.

Leave A Comment

Más reciente