5 Efectos secundarios del embarazo que realmente no son tan lindos

Abr 13, 2018

La “dulce espera” es, sin duda, uno de los momentos más especiales en la vida de una mujer. Pero no viene gratis, por supuesto. Los efectos secundarios del embarazo, esos que preferimos mantener en secreto, prácticamente nos ponen a sufrir durante nueve meses y nos demuestran que de verdad, verdad, las mamás somos unas guerreras cuando de traer niños al mundo se trata. Cuéntanos, ¿pasaste por alguno de estos males?

  • Alergias

    Es un hecho que tu piel no será la misma durante la gestación. Desde acné, resequedad, producción de sebo o manchas, ten por seguro que ese cutis de “colita de bebé” quedó en el pasado… Al menos mientras aparece el famoso “pregnancy glow”. Lo que no sabía es que el embarazo también te lleva a estar más sensible con los alimentos que consumas o ingredientes que apliques en tu piel, haciéndote más propensa a alergias, irritaciones y picazón. Como no puedes irte por cualquier remedio natural o comercial, siempre es recomendable consultarlo con tu doctor.

  • Estreñimiento, diarrea o gases

    ¡A veces los tres aparecerán en una misma semana! A medida que tu pancita vaya creciendo, tu bebé irá oprimiendo tus órganos, lo que se traduce a una “fiesta” no tan divertida al momento de ir al baño. Prepárate para un desfile de gases cuando menos lo esperes (¡incluso dormida!), constipación, sobre todo si estás tomando suplementos de hierro o no controlas tus antojos, o de plano diarrea. Tranquila, es normal. Sólo asegúrate de monitorear cualquier cambio en tu cuerpo.

  • Hemorroides

    Gracias a los estragos del estreñimiento y el peso extra, es muy probable que termines con hemorroides. Además de que visualmente luce terrible, el dolor que produce es de otro mundo. Como dato curioso, ¡muchas mujeres prefieren parir que tener la molestia de las hemorroides! Tu médico podrá indicarte qué hacer si eso sucede, pero mientras tanto, cuídate en tu alimentación, toma muchísima agua y ten a la mano ungüentos o asientos de agua tibia para prevenirlas o aliviarlas.

  • Mal olor corporal

    Sabemos que las hormonas prácticamente tienen su propia personalidad durante el embarazo… Y eso no sólo se traduce a cambios de humor. El mal olor corporal (tanto en axilas, como entrepiernas y partes íntimas) se incrementa durante la gestación, todo por el cambio de acidez en tu cuerpo. Asegúrate de utilizar ropa fresca, incluyendo panties y vestidos de algodón, ducharte más en días cálidos, evitar jabones fuertes y, por si las dudas, visita a tu doctor para descartar infecciones si notas un “aroma” cuestionable allí abajo.

  • Hacerse pipí a cada rato

    ¡No podrás evitarlo! El peso del bebé encima de tu vejiga hará que cada estornudo, tos, risa o movimiento brusco se convierta en una “fuga” de orina. Lo aconsejable es ir al baño, incluso cuando no tengas muchas ganas, para que esos pequeños accidentes no ocurran con frecuencia. Si utilizas protectores diarios, cámbialos varias veces al día o lava tus partes para prevenir cualquier mal olor o infección vaginal.

Imagen vía Flickr.

Etiquetas: ,
Leave A Comment

Más reciente