¿Sabes lo que es una mujer “Wendy”? ¡Toma este test y sabrás si lo eres!

May 25, 2017

¿Recuerdas a Wendy y a Peter Pan? Muy probablemente, sí.

Quizás debas entonces saber que, así como existe el síndrome de Peter Pan – el cual se refiere a los individuos que no quieren crecer ni asumir las responsabilidades de la adultez – existe el Síndrome de Wendy, el cual se trata de la necesidad absoluta de satisfacer al otro, principalmente a la pareja y los hijos debido principalmente al miedo al rechazo y al abandono.

Este temor irracional y con características patológicas hace que de forma compulsiva las personas cumplan los deseos de los demás, asumiendo responsabilidades y sobrecargándose. Irónicamente, este tipo de mujeres son generalmente fuertes y con gran capacidad para tolerar la frustración. Sin embargo, estas dos características tan comúnmente deseables las manejan en su contra.

  1. ¿Te ves reflejada en alguna de estas conductas?

    La psicóloga clínica Anna Gimeno, de la universidad de Barcelona, en España, señala como característicos del Síndrome de Wendy los siguientes comportamientos:

    • Te sientes imprescindible
    • Te sacrificas por alguien “por amor”
    • Te resignas a sufrir y llorar
    • Evitas a toda costa que los demás se molesten
    • Intentas continuamente hacer feliz a los demás
    • Insistes en hacerte cargo de las responsabilidades de otras personas
    • Asumes un rol “maternal” con tu pareja
    • Te deprimes por falta de atención, necesitas aprobación social constante.
  2. Antiguas heridas...

    Quienes padecen el Síndrome de Wendy difícilmente controlan su propio rumbo en la vida, por lo que se enfocan en tratar de controlar la vida de otra persona. Frecuentemente el origen de este síndrome se encuentra en el pasado familiar: tal vez te sentiste excluida y desprotegida por tus padres, por lo que ahora en edad adulta compensas la falta de dirección y protección asumiendo el rol de los padres que no has tenido.

  3. Influencias culturales

    Según la psicóloga Vanessa Fernández López, profesora asociada del Departamento de Psicología Básica I en la Facultad de Psicología de la Universidad complutense de Madrid, la influencia cultural, sobre todo la hispana, en la que se realza la figura de la mujer como “cuidadora” y responsable del hogar, pueden aumentar la probabilidad de que se padezca de este síndrome.

     

  4. Cuidando la autoestima como herramienta de prevención

    Al igual que en el caso del síndrome de Peter Pan, el síndrome de Wendy puede prevenirse con el desarrollo de la autoestima desde tempara edad. Es en esta etapa tan vulnerable que nuestro desarrollo social y de personalidad se afectan, resultando en roles disfuncionales en referencia a nuestra identidad dentro del hogar (incluso, puede extenderse al medio laboral). Por ello, es importante educar en la igualdad desde la infancia.

    Una persona siempre puede sanar y reforzar su autoestima – nunca es tarde – y puede darse cuenta mediante terapia profesional y modelos de auto-ayuda, que amar es un medio de obtención de cosas agradables por ambas partes, y no un sacrificio o resignación.

    Mira también: Tips para aumentar tu autoestima

    Principalmente, se debe acabar con la idea de “si me esfuerzo mucho por ti verás que te quiero y así no me dejarás” es la base de la terapia en el síndrome de Wendy. El objetivo es perder el temor al abandono o al rechazo so no hacen todo lo que la otra persona quiere.  Para ello, a lo largo de la terapia se revisa con la paciente en qué otras situaciones de su vida se ha comportado de esa manera con el fin de ayudarle a tomar conciencia de su miedo.

Leave A Comment